Quien realice esta visita podrá disfrutar de experiencias que despiertan profundas sensaciones.

Caminar por las areniscas grisáceas, acompañados por la tenue luz de la luna, despierta la posibilidad de sentirse inmerso en un verdadero paisaje lunar.

El recorrido es de aproximadamente dos horas. Este recorrido puede realizarse teniendo en cuenta el cambio de fase lunar, incluyendo dos días previos y un día posterior a la luna llena.